miércoles, marzo 11, 2009

La magia de los sultanes



Ésta es la guitarra con la Bruce Springsteen grabó el disco Born To Run. La compró de tercera mano en 1969 por 185 dólares. La guitarra tiene cuarenta años de muescas y sudor y aún la sigue usando de vez en cuando. Nunca toca más de dos canciones seguidas con ella porque se desafina. Pero hoy en día vale varios millones de dólares.

Cuando éramos unos críos descubrimos la guitarra eléctrica. Eran instrumentos muy caros que quedaban fuera del alcance de unos chicos que vivían de su paga semanal (en el mejor de los casos). El hermano mayor de N tenía su propio grupo de aquello que luego se llamó la Movida Madrileña. Y tenía una guitarra eléctrica. Todos los niños estábamos fascinados con el instrumento, al que dotábamos de una carga erótica y dionisiaca que nos acercaba ese mundo que pensábamos que se nos iba a abrir unos años después en forma de sex, drugs and rock & roll. La posibilidad de tocar aquella guitarra significaba entreabrir esa puerta.

El hermano mayor de N sólo puso una condición para que alguno de nosotros pudiera rasgar su guitarra: “que toque lo que quiera, excepto el riff de Smoke on the water”. Y es que entonces (y aún hoy en día) en todas las tiendas de instrumentos del mundo se probaban todas las guitarras eléctricas con el riff de Smoke on the water. Incluso, este riff de guitarra tiene el record Guinness de cantidad de gente tocándolo a la vez. ¿Cómo no iban a querer tocarlo unos niños?




Sólo si el guitarrista era bastante más experimentado se podía atrever con la Otra Gran Alternativa: el punteo de Jimmy Page en Stairway to Heaven. Y es que hay niños muy aventajados, oiga, como éste:






Hace unos días, la revista Guitar World hizo una encuesta entre guitarristas profesionales para elaborar el ranking de los mejores 50 solos de guitarra. El número Uno lo ocupa, claro está, el de Jimmy Page en Stairway to Heaven.

En ese ranking aparecen en puestos muy destacados verdaderos coñazos como Lynyrd Skynyrd y Ozzy Osbourne, y quedan muy atrás guitarristas excepcionales, como Carlos Santana, Keith Richards o Neil Young. Otros grandes como Nils Lofgren, Peter Green o Mick Taylor, ni siquiera aparecen en la lista.

No entiendo este tipo de rankings. Porque la interpretación de la música debe ir más allá del virtuosismo. La música es la capacidad de comunicar emociones mediante lo que precisamente se llama, y no por casualidad, un “instrumento”. El fin de la música no es la digitación, como la finalidad de la literatura no es colocar palabras esdrújulas. Porque Stairway to Heaven lo puede tocar un niño, pero sólo Jimmy Page puede darle la magia que nadie más puede darle.

El virtuosismo debe estar al servicio de las emociones que se quieren comunicar, y nunca al revés. Y eso es lo que entienden bien los buenos guitarristas, como Gilmour, como Hendrix, como Page, como Knopfler

Decía Eric Clapton que la técnica hay que aprenderla para poder luego olvidarla. Decía Bruce Springsteen que él “cogió una guitarra y aprendió a hacerla hablar”, esa Esquire de 185 dólares con la que levantó un imperio de emociones que cuarenta años después agota aforos de estadios en minutos.


Porque la magia no se mide en notas por segundo.

Porque, cuando una guitarra nos parte el alma, lo que ocurre no pasa en los dedos ni en los trastes, sino en la cabeza, en las tripas, en los genitales, en el corazón de quien toca. Así, el instrumento debe llorar, hablar, excitarse sexualmente, desesperarse, sentir vanidad, cabrearse, ¡incluso matar fascistas, como la de Woody Goolthie!






Y, a veces, se produce ese bucle perfecto en el que una de las mejores interpretaciones a la guitarra canta a las buenas interpretaciones de guitarra, a los sultanes del ritmo. Que no falten.



Tiritas en la oscuridad mientras llueve en el parque. Cruzas al sur del río y todo, de pronto, se para. Una banda está tocando Dixie en cuatro por cuatro. Y te sientes bien cuando escuchas esa música sonar. Te decides a entrar, pero no ves que mucha gente quiera escapar de la lluvia para empararse de ese jazz. Demasiados locales, demasiada competencia. Aunque no hay muchos saxos que puedan sonar así en el sur, en el sur de Londres.




Un libro para los virtuosos: El malogrado, de Thomas Bernhard

Una canción para los virtuosos: Sultans of swing, de Dire Straits

Una película para los virtuosos: Cuatro minutos, de Chris Kraus


.

51 Comments:

Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Amí me gustaba el bajo y a los 17 me compré un bajo rojo de cuarta mano que luego apenas utilicé -me pasé alos teclados korg.- En cuanto a esas listas te diré que sobre gustos no hay nada escrito; es como con el cine la literatura y el arte en general. A ti puede guatarte una cosa que a mí me parezca una birria. Depende de gustos; por cierto los gustos alimenticios también son exclusivos de cada uno. como siempre un post a tu altura. Por cierto quiero esa guitarra de Bruce, ¿me la compras? Un saludo!

marzo 11, 2009 2:18 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Más tarde leeré la entrada, pero quería hacerte una pregunta. ¿Tu mail con la h de hotmail en mayúscula es correcto?
Besos selváticos.

marzo 11, 2009 2:25 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

"La música no es definida: no es un mundo nuevo, sino un nuevo caos, lo que crea en nosotros" (escrito por mi amadísimo Oscar Wilde).

Las estadísticas se empeñan en meter matemática ahí donde hay alma. Grave error. La matemática a la matemática. Punto. La música, como todo lo que tenga un costado pasional, es imposible de medir.

marzo 11, 2009 3:35 p. m.  
Blogger enrique dijo...

El niño es un crack, aunque para stairway to heaven le va mejor una les paul.
De acuerdo en Jimmy Page, pero en esa lista me faltan Steve Howe, Steve Hackett, Robert Fripp, Steve Wilson o The Edge. Bravo por David Gilmour, uno de los guitarristas más elegantes.
Por cierto, en la lista sale Aqualung de Jethro Tull. Me parece estupendo por Martin Barre, aunque me parece inferior a los ya citados. En todo caso, la canción NO es de 1979 como pone, sino de 1971. Qué gran año!!

marzo 11, 2009 3:50 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

En casa de mis padres todavía se conserva una guitarra, cutre y de bastante mala calidad. Cuando era pequeña, mi hermano me enseñó a tocar con ella ése sólo de “smoke on the water”. Imagina cómo debía de sonar, un suplicio para los oídos, claro, jeje. No entiendo de guitarras, pero ése “sultans of swing” siempre me ha parecido que tiene autentica magia, es una maravilla escucharlo.

Personalmente, me gusta mucho la guitarra en éste tema de Boston

Por cierto, ese niño del video es todo un virtuoso, que arte tiene. Supongo que tus peques también harán sus pinitos. Recuerdo que nos comentaste que disfrutáis mucho juntos, con la guitarra, y cantando.

marzo 11, 2009 4:04 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Muy pocos han podido unir el don de la técnica con el don de transmitir, y tambien muy pocos han conseguido el don del buen oido y la empatia emocional...

marzo 11, 2009 5:05 p. m.  
Blogger cacho de pan dijo...

para mí Bernhardt y Dire Straits...
de la peli ni idea.

marzo 11, 2009 5:27 p. m.  
Blogger tu dijo...

Dire Straits.. me encantan, sí señor...

el niño un virtuoso si, sin embargo yo estoy ahora en una etapa "silencio", la música ya no me comunica como antes, antes me evadía a los mundos de yupie con ella... ahora no quiero hacerlo.

(qué coñe, ahora pongo el Telegrafh road, que tenía un nosequé...)

marzo 11, 2009 7:01 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Yo no entiendo de guitarras y sus nombres, me gusta escuchar. Una guitarra bien tocada es una auténtica maravilla, y otra cosa que me encanta de una guitarra es su estética...

Hace dos años, en verano, durante mes y pico, un vecino adolescente con su guitarra, tarde tras tarde nos deleitaba con el riff de "Smoke on the Water"... una y otra vez y otra y otra... no sé las muchísimas veces que soñé con romperle la guitarra en la cabeza... casi consigue que aborreciera el tema...

Saludos, lagarto...

marzo 11, 2009 11:56 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Yo, negada para la música por éste oído de madera que Geppeto debió darme, crecí en una familia de titiriteros musicales. Las nuevas generaciones igual... aunque se inclinan por el piano y el saxo. Así que la música es alma y nostalgia para mí, también ternura y casi siempre pura fiesta...

Y durante años, mi ídolo fue ese guitarrista gitano que tras perder dedos en un incendio se las apañó para sacar poesía en forma de notas, Django Reinhardt... ummm. Y la técnica nunca fue lo suyo.

La vida sin música sería posible pero como si no tuviera pulpa, sólo cáscara. Pues eso.

Besos tarareando!

marzo 12, 2009 12:51 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Qué curioso! Mi hijo me ha pedido para su cumple este mes una guitarra eléctrica. Para él he visto en un escaparate una de Disney que no me convence. Vaya dilema arrastro con el asunto del regalito en cuestión!

Deben los niños iniciarse con una guitarra eléctrica o lo suyo es que aprenda a tocar la guitarra clásica ???

Dilemas existenciales nos de Dior !

marzo 12, 2009 1:47 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Modetato, el bajo, ya se sabe, es el refugio de los guitarristas malos. Yo también tengo uno :P Me temo que esa guitarra no está en venta. Le vi utlizarla en la final de la Super Bowl hace un mes, para tocar Born To Run. Tendrás que robarla!


Hola, Pantera. La dirección de Hotmail funciona con y sin mayúscula, según tengo entendido. La puse con mayúscula por esnobismo, pero no tiene ninguna relevancia. Puedes utilizarla para lo que quieras enviarme, creo que ya lo hiciste alguna vez, para una canción de Sabina, si recuerdo bien. Besos saurios.

marzo 12, 2009 4:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, hay músicos más caóticos que otros, en cualquier caso :) La matemática funciona en música y en el arte en general. Pero la pregunta sería ¿qué es primero? ¿Has leído “Gödel, Escher, Bach”, de Douglas Hofstadter? Quizás algo tiene que ver con todo este caos de arte y lógica.


Enrique, desde luego, ese niño es un genio. ¡Pero si la guitarra es más grande que él y ya la domina mejor que algunos profesionales de la cosa! :) Toda la lista que traes de guitarristas es excepcional, especialmente Robert Fripp para mí. Aqualung es de primeros de los setenta, tienes razón. Veo que eres todo un experto. 1971 fue uno de los años más mágicos de la historia de la música: Hunky Dory de Bowie, Stiky Fingers de los Stones, Imagine de Lennon, Tupelo Honey de Van Morrison, Stairway to heaven de Led Zeppelín, el famoso concierto de Bangla Desh de George Harrison … menuda cosecha, sí. Tengo el iPod a reventar de música de ese año. Gracias por pasarte por aquí!

marzo 12, 2009 4:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre ¿ver como es imposible escapar al riff de Smoke on the water ante una guitarra? :P Me alegro de que te guste esta versión de Sultans of Swing. Es de las que más me gustan en directo (en este blog sólo hay música en directo), porque suena más auténtica, más cálida, más cercana y menos mesiánica que en aquellos conciertos de los ochenta. Mis hijos no tocan ni de lejos como el niño del video, qué va. Pero, bueno, lo pasamos bien. Gracias por traer la canción de Boston, ¡todo un clásico!


Nausicaa, por eso son genios los que lo consiguen. Guitarristas simplemente virtuosos hay muchísimos. Lo importante es, como siempre, tener algo que decir.

marzo 12, 2009 4:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cacho de pan, buen gusto tienes con el libro y la música. La película es alemana, estrenada hace un par de años. No es una gran maravilla, pero transmite lo que es tener el don de la música. Algo que puede ocurrir con quien menos pensamos, y arrastrar toda la vida por ello. Merece la pena, te la recomiendo.



Tú, me alegro de que te guste la música. Telegraph road es un gran disco de Dire Straits. Supone un punto de inflexión en su carrera, que coincide con algunos cambios en la formación de la banda. Dejan de ser tan rítmicos para buscar un sonido más místico. Me gusta, pero prefiero el sonido del Tunnel of Love. Para mí, uno de los mejores discos editados en toda la historia, sin duda. Y encima con Roy Bittan en la producción y en el piano. Brutal.

marzo 12, 2009 4:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Merce, las guitarras están para ser escuchadas, no para saber el nombre del propietario de los dedos que la manejan, claro que sí. Lo de Smoke on the water me temo que es inevitable. ¡Nunca faltará un vecino tocando esos acordes! Por eso me hizo gracia lo del Record Guinness del que hablaba en el post :) Saludos!




Margot, educada en un buen ambiente no puedes tener el oído tan malo, mujer. Muy interesante que traigas a Django Reinhardt aquí, porque explica como nadie la cosa. Efectivamente, el belga tenía tres dedos atrofiados. Y, a pesar de eso, aún es uno de los guitarristas de jazz más influyentes en el mundo. Besos!

marzo 12, 2009 4:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, yo compré para uno de los míos, cuando tenía cuatro, una guitarra que tiene distintos punteos en distintos botones a lo largo del mástil. El niño puede combinarlos haciendo sus propias melodías rockeras. Era divertido, y tenía más posibilidades de lo que parecía. Lo único malo es que el pack venía con pilas, pero sin tapones para los oídos :) ¿has pensado en el Guitar Hero, para la consola? Creo que es lo que más se vende ahora en ese plan. La guitarra de verdad, después, cuando de verdad tenga interés por la música.

marzo 12, 2009 4:56 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Claro, a ver, la matemática tiene que ver con todo. En todo hay matemática. Cuando digo que no tiene nada que ver me refiero a esa manía de resumir en números, listas y estadísticas lo que no puede explicarse; a esa manía de meterle lógica a la pasión. Cuando escucho un solo de guitarra no pienso "uy, qué bien que coordinó las notas musicales el guitarrista".

:)

No, no lo leí...

marzo 12, 2009 6:44 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Incomparable Carlos Santana!

marzo 13, 2009 12:15 a. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Muy bueno, si Sr. me encanta la descripción de lo que provoca una guitarra cuando parte el alma, estoy con vos, te agarra y no te suelta, te erotiza, te desespera, te da vida, te... uf, así es, me encanta esta entrada. Y la última canción de los Dire buenísima.
Besos lagarto

marzo 13, 2009 9:59 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

No entiendo ni torta de musica aunque si conozco algunos de los que nombras por mis hermanos pero supongo que con la guitarra pasa como con todo , con la literatura , con la pintura , con las personas , la tecnica no es lo que nos suele llegar y mucho menos a los que no entendemos de musica pero podemos quedarnos colgados de una interpretación sin saber si tecnicamente es perfecta.
Naturalmente hay que empezar por la técnica, salvo algunos tocados de la mano de dios , pero luego tiene que haber algo mas, "lo otro".
Un beso

marzo 13, 2009 12:05 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Bueno, yo no tengo ni mucho menos la cultura guitarril que teneis tú o Enrique, pero de los que habeis mencionado conozco a unos cuantos y estoy completamente de acuerdo en que deberían estar en el top-10 del ranking de marras.

En casa escucharé todos lo videos que nos has puesto, Nosu
Muchas gracias por este post tan interesante.

Un beso y muy buen finde

marzo 13, 2009 1:49 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Mis sueños de adolescente se acunaron a ritmo de Flor de Luna o Europa, de Santana, y el prodigioso Mark Knopfler y ese Brothers in arms.

marzo 13, 2009 3:13 p. m.  
Blogger LLop dijo...

Pues vaya con los críos...pero lo que veo de fondo parece ser el salón de una casa. No me imagino a mi madre desmontando la casa por que los ´barbaros' de sus hijos de ¿12-13 años? quieran tocar la guitarra eléctrica con su banda de Rock.
Recuerdo el concierto del Mandela´s Day, mi hermano y yo estábamos viéndolo en la televisión completamente fascinados con el duo Mark Knopfler & Eric Clapton y superfastiados por apenas poder subir el volumen debido al control materno. Aún así esas guitarras nos hacían volar. Por suerte, todavía lo hacen.
Un 10 para los padres enrollados.Fantástico el post.

marzo 13, 2009 5:57 p. m.  
Blogger melina dijo...

la magia de la guitarra la descubrí de grande, con clapton para ser más clara, y pensé cómo había hecho todo este tiempo sin prestarle la atención necesaria, cosa que con otros instrumentos nunca me había pasado.
me gusta la música, y no sólo sentirla. me gusta saberla, entenderla, encontrarla, pensarla. por supuesto todo esto genera un sentimiento que, creo, va más allá de gustos.
vos qué pensás.. sacará esta guitarra Bruce este año?

besos sonoros!

marzo 13, 2009 6:28 p. m.  
Blogger Tormento dijo...

La guitarra eléctrica no es mi instrumento favorito, por una poblemática orejil que hace que los agudos me pongan de una agresividad escalofriante. Una vez descubierto y remediado, dejé de matar en serie, no te digo más :)

Me da un buen rollo impresionante esa cancioncilla de los sultanes del swing, me gusta, me anima, me recuerda cosas, me reconcilia con el bote cochinero que no era ni bailar ni ná,un amago de genuflexión, me recuerda cuando bailábamos en corro, haciendo que tocábamos una guitarra imaginaria, gintonic por mástil, con una moneda de cinco duros en la mano derecha a modo de púa, muertos de la risa, avisando al de al lado de que se le había roto una cuerda... joé, qué vieja soy y cuánto me he reido!!

Pero yo soy de Clapton.
Que quede claro.

Un beso, y como siempre, estupendo post.
A cuidarse y a escuchar buena (y poco aguda, por favorrrr) música.

marzo 13, 2009 8:29 p. m.  
Blogger DR. FREUD dijo...

Lo que más me ha gustado es que los niñes experimenten. Vete a saber que nos deparan....

marzo 14, 2009 2:28 a. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Pues a mí me gusta Gary Moore, y me encanta Hendrix.
Desde luego, una cosa es el alma y otra la técnica. Se puede hacer sonetos perfectos en cuanto a número de sílabas y versos, pero puede que estén vacíos y sean una mierda. Pues lo mismo con la música.
Besos salvajes.

marzo 14, 2009 3:04 a. m.  
Blogger Roberto dijo...

Yo siempre he soñado con tocar la guitarra eléctrica. Su sonido tiene un componente de revolución, de patada hermosa en las entrañas del tedio...Su magia siempre me ha atrapado.

Cuando oigo a Gary Moore tocar el "avenidas Parisinas" se me para el mundo, abre una ventana a lo desconocido para mi...

como tocaban los enanos, joder!
un abrazo amigo. Tus gustos musicales casi siempre coinciden con los míos...

un abrazo

marzo 14, 2009 7:08 p. m.  
Blogger MK dijo...

Un día escribias sobre lo que puede considerarse arte en la pintura actual.Creo que todo lo que aplicas a la guitarra podria aplicarse como criterio al arte aunque sólo sea una raya de tiza en la pared ,porque la magia tampoco debería medirse en una tecnica pictórica perfecta .

Porque, cuando una imagen nos parte el alma,o nos la eleva, lo que ocurre no pasa en los dedos ni en los pinceles, sino en la cabeza, en las tripas, en los genitales, en el corazón de quien mira. Así, los colores y las formas deben llorar, hablar, excitarse sexualmente, desesperarse, sentir vanidad y compasion ,cabrearse y entusiasmarse , acompañar ,abrazar ,denunciar , repudiar ..o volverse a desesperar por conseguirlo.
Un abrazo

marzo 15, 2009 1:36 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

No hay muchos saxos que suenen así en el sur de Londres, no hay muchas voces que puedan entonar el piece of my heart como lo hacía Janis, aún teniendo voces de ángel, ni muchos Duanne Allman dándole al memorial por Ely Reed (D. Best fue un sucesor digno pero ya no hubo color), ni muchos Belew o Fripp, ni Gabriel aunque Collins lo imitaba aceptablemente.

A mí especialmente me jode la entronización que hacen del virtuosismo cuando conocemos a muchísimos que son pura técnica y pocas tripas. Prefiero mil el impulso, la garra, el arrojo y hasta el sonido sucio del Hendrix de los últimos tiempos al de un Satriani, que también me gusta, por cierto.

Qué hubiera sido de muchos si sólo se hubiera tenido en cuenta la perfección. Ahora seríamos perfectos idiotas, jajaja.

Muy bueno el temito de esta semana, yo también aprendí con el smoke y con el entre dos aguas de De Lucía. Ya ves qué mejunje.

Besos

marzo 15, 2009 6:36 p. m.  
Blogger Shandy dijo...

Ay, Lagarto, Lagarto, que me acabas de emocionar. Esta entrada se la paso a mi guitarrista favorito. Que todo empezó porque un niño cabezón suspendía música porque no quería tocar la flauta. Todas unas santas navidades con el titití-titití-titirititiiii y después unos djembés que eran más altos que el niño, y luego una vieja guitarra española, que bien te sirve!... Pero la paga semanal - que era pequeña- y algunos extras le dieron para comprar un viejo amplificador y una guitarra eléctrica de segunda mano. Después vendió esa y vino la segunda, un poco mejor... Y que quiero ser Músico. Y en esas estamos. A su primera subida al escenario me pidió que no fuese. Pero si me dio permiso para las demás. Tiene todo mi apoyo, non queda outra!
Me encantó este recorrido visual y guitarrero con los toques míticos y los Sultanes.
Un beso

marzo 15, 2009 7:51 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

¡Qué recuerdos adolescentes en la discoteca de mi pueblo! Todos mis amigos bailaban esta canción haciendo que punteaban, se hizo muy popular esa ¿coreografía?. Bueno, en realidad no se movían del sitio y pugnaban por contorsionarse con la mayor veracidad. A las chicas dejaron de impresionarnos a la decimotercera vez.
Preferíamos soñar con esa música y llegar al éxtasis con el final de locura. Nunca nos entendieron.
Besos primaverales.

marzo 15, 2009 9:38 p. m.  
Blogger MessierXLV dijo...

qué delicia!

marzo 16, 2009 2:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, Arcángel, si siempre estamos de acuerdo :) El libro es gordísimo. Si algún día te decides a hojearlo e una librería, asegúrate de haber hecho pesas antes :P


RBC, tienes buen gusto ;)

marzo 16, 2009 6:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sí, Divina Nena, a veces la música nos lleva a estados emocionales donde no puede llevarnos nada más. De alguna manera, es un lenguaje más puro y directo que el de las palabras. Besos!



Casilda, los nombres son lo de menos. Quizás ha quedado algo pedante por mi parte decirlos, pero sen este blog me gusta hablar de las personas que admiro. La técnica es necesario aprenderla, como en todo en la vida. Pero esta técnica, como también en cualquier otro aspecto de la vida, no es más que una vía para llegar a otros sitios. No tiene interés por sí misma. Besos!

marzo 16, 2009 6:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, de gustos no hay nada escrito, dicen. Pero cuando muchos coincidimos, por algo será. Me alegro de coincidir con tus gustos. Besos!


Tesa, Tengo más música de Mark Knopfler que de Santana en casa. Dire Straits fue el primer concierto-de-estadio al que fui en mi vida, allá por el 83. Fue una gran experiencia.

marzo 16, 2009 6:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Llop, es el salón de una casa, sí. Supongo que los padres son músicos y los vecinos sordos, porque no hay otra explicación para tanta generosidad :)

Fue un gran concierto aquél de Mandela en los ochenta, y Knopfler estaba en su mejor momento profesional. Clapton, en cambio, tenía demasiados problemas con el alcohol, aunque hizo buenos discos también por aquella época.

Gracias por tus palabras.

marzo 16, 2009 6:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Melina, Clapton es único tocando la guitarra. Da una fuerza increíble, a la vez que suave y muy emotiva. Parece que lo hace todo fácil, por eso le llamaban “mano lenta”.

No creo que Bruce saque su vieja Esquire, lo hace muy pocas veces. Yo le he visto tocar muchas, muchas veces y sólo recuerdo haberla visto en el escenario en la interpretación de Born To Run en Barcelona en 2003 y en She’s the One en Madrid en 1988. pero no pasa nada, tiene muchas más ;)

Besos!

marzo 16, 2009 6:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Tormento, la guitarra también tiene notas más graves, depende de por donde se mueva el músico sobre el mástil :) Clapton es mejor guitarrista que Mark Knopfler, estoy seguro de que Knopfler estaría de acuerdo comigo. Besos!



Doctor Freud, el experimento es consustancial a todos los niños, supongo. Pero si un niño tiene que tocar entre mi vecindario, prefiero que sea el del video de aquí arriba a cualquier otro :)

marzo 16, 2009 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, yo me quedo antes con Hendrix que con Gary Moore, pero son gustos personales. Moore es, obviamente, un gran músico.

Lo que hizo Hendrix con temas que no eran suyos, como el himno de los Estados Unidos, o como All along the watchtower de Dylan, demuestran lo que este tipo, totalmente autodidacta, era capaz de crear. Hendrix es irrepetible, me temo.

Besos saurios!

marzo 16, 2009 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, nunca es tarde para ponerse a tocar! Siempre podrás hacer un tema nuevo, Avenidas Pucelanas :P Un abrazo



Exactamente, MK! Toda expresión artística debe responder a lo mismo, pintora ;) Besos.

marzo 16, 2009 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ichiara, tienes toda la razón. Las notas pueden ser las mismas, las voces pueden ser incluso más perfectas. Pero el alma no se puede industrializar, cada interpretación es irrepetible. Supongo que todos hemos tocado las mismas cosas, sí :)



Shandy, le deseo toda la suerte del mundo a tu guitarrista preferido. Y que me pase unas entradas buenas cuando llene el Palacio de Deportes de Madrid :) Besos!

marzo 16, 2009 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, es que somos muy mayores ya, nosotros, los ochenteros :) Bicos!


Gracias por tus palabras y por pasarte por aquí, Messier45.

marzo 16, 2009 6:59 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

...y el solo de John Fogerty en el "I put a spell on you" que versionó la Credence...!!??

Ya véis, quizás yo sea un bicho raro, pero no me parece Jimmy Page un guitarrista de buenos solos. El del Starway está bien considerado por el conjunto de la canción, pero de ahí a ser un solo memorable... y en realidad a casi todas las canciones de Page le ocurre eso; lo que no quiere decir que sea un mal guitarrista, ni muchísimo menos, sino segúramente todo lo contrario: le da brillo a la obra completa sin que sus pinceladas sean las que destaquen.

marzo 16, 2009 9:29 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Como diríamos por aquí: fala por ti, neno(habla por ti, baby) :)

marzo 16, 2009 9:43 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Siempre he admirado y envidiado a quienes son capaces de tocar cualquier instrumento. Si hablamos de estos tipos siderales, pues ni te cuento!

marzo 17, 2009 7:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, Carrascus. Por eso quería poner al niño tocando el (sic) punteo lider del ranking. A mí me encanta la manera de tocar de Page, independientemente de toda esa parafernalia.

También me gusta mucho Fogerty. Por cierto, un amigo mío está montando un festival de guitarristas este verano en Madrid, y ha invitado a Fogerty. Ven a verle.

Un saludo!

marzo 17, 2009 11:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, no nos engañemos :P


Sintagma, seguro que en algo también ellos nos admiran a los que no tocamos así. Que la vida tiene sus cosas :)

marzo 17, 2009 11:54 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Lisardo, pero vamo a veeee
hablas de guitarristas del rock&roll, mencionas a J.Fogerty, lo cual me parece muy bien, pero qué hay de James Burton?
¿Qué, te dolió la paliza que le propinó a tu Bruce en su "duelo" ((..juasss.."duelo"..)) en Pretty woman?
Y lo de Slowhand por mucha leyenda ke haya ...es porque era un agarrao a la hora de aflojar la pasta.
Amigo, no dejaré de darte caña hasta que reconozcas que Burton se merienda crudo a "tu" Bruce :)
Supongo que ya has visto este video mil veces. Y que al llegar a 2:23 se te atraganta.
Ah, y el que está junto a tu Bruce al principio del clip es "mi" Jackson Browne, al que una vez llamaste "James Brown" en tu respuesta a mi comment. Eso te pasa por running on empty.
Un abrazo, Lizardo.
De_bruces,_reverencia_al_rey

marzo 21, 2009 6:25 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Девочки, отзывчивый день!Назрел вопрос. Вдруг научить ребенка спать самому или словно его усыплять с наименьшими нервами?Нам 8.5 месяцев. С рождения дочку укачиваем для руках для мячике. Невыносимо редко засыпает сама с сисей. Ежели вечером- все нормально- укачали, положили спать- дитя спит. Ночью дитя спит с нами.То днем это становится проблемой. Вроде ребенок хочет отдыхать, на руках засыпает, а вот при перекладывании в детскую кроватку начинается ор...Скоро поедем в отпуск...и вот там видимо это и довольно главный проблемой...укачивание на мячике...Подскажите, просьба, только ребенка научить спать в кроватке....Метод товарища Спока (дать проораться)- не рекомендовать EmbarassedЗаранее спаибо! [url=http://profvesti.ru/o-kirpichnom-stroitelstve/123-monolitno-kirpichnoye-stroitelstvo.html]строительные порталы беларуси[/url]

enero 30, 2013 10:28 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home